jueves, 3 de abril de 2008

La Violencia de Género a Juicio


En la mañana de hoy hemos tenido una nueva experiencia en la Casa de la Mujer de Cáceres, concretamente se ha celebrado una escenificación de un juicio simulado, pero absolutamente fiel a la realidad. Se ha realizado con la presencia de unos 200 alumnos y alumnas de 1º de la ESO del IES cacereño Norba Caesarina. En este "Simulacro" ha estado presidido por una magistrada, la fiscal de violencia de genero, un forense y los letrados de la defensa y de la víctima.

Realmente se han representado dos juicios, un primero era un juicio rápido, fruto de la denuncia de una mujer maltratada por su marido con diversos daños para la víctima, que concluyó con la condena del agresor. En un posterior momento el juicio era sobre los mismos protagonistas, pero para juzgar el asesinato de la mujer por parte del marido, al quebrantar su orden de alejamiento y comunicación, en este caso el juicio era con jurado, formado por los propios alumnos y alumnas del IES mencionado.

Creo que ha sido una herramienta didáctica muy potente, pues solamente la preparación del juicio ha exigido una dedicación importante de alumnos, docentes y de los profesionales de la justicia que de manera entusiasta se ha prestado a esta labor educativa.

El juicio ha estado precedido de un interesante debate donde los alumnos y las alumnas han podido manifestar a los funcionarios y funcionarias de la masgistratura, sus dudas y reflexiones, todas ellas muy sensatas y ajustadas a la realidad.

Mis conclusiones sobre esta experiencia es que los alumnos y alumnas, a pesar de vivir en pleno siglo XXI, siguen teniendo una visión estereotipada de las relaciones de genero y de la justicia, siendo muy influenciados por los medios de comunicación de masas.

A los jóvenes les cuesta entender el círculo de la violencia y como la mujer es atrapada psicológicamente por el "Síndrome de Estocolmo" que es un estado psicológico en el que la víctima de malos tratos o de secuestro, desarrolla una relación de complicidad con su maltratador. EL síndrome se caracteriza por la empatía y comprensión que las victimas sienten por sus maltratadores, interiorizando que los malos tratos son algo normal y natural.

Creo que esta muestra de buen hacer educativo pone de manifiesto la necesidad de trabajar en profundidad con las nuevas generaciones en la convivencia, en el respeto mutuo, siendo imprescindible introducir estos valores y actitudes en el currículo escolar de manera transversal así como en asignaturas como la educación para la ciudadanía.

Para finalizar diré que los chicos y chicas presentes en el juicio desconocían que en el día anterior este que suscribe había realizado un seguimiento a una joven extremeña de su edad, que cursaba el mismo curso académico en su IES, esta chica había denunciado a su "novio" por malos tratos recayendo sobre él una orden de alejamiento. El siguiente expediente que tuve que seguir se refería a una madre de unos 60 años que había tenido que denunciar a su hijo de menos de 30 por malos tratos, recayendo sobre el hijo como en el caso anterior, una orden de alejamiento. Estos ejemplos ponen de manifiesto que desafortunadamente tenemos mucho trabajo por delante.

Publicar un comentario