jueves, 17 de noviembre de 2011

Concientizar para la igualdad entre mujeres y hombres (25-N día contra la violencia de género).

La tarea de concientización[1] de la sociedad sobre la igualdad entre hombres y mujeres, es una responsabilidad que de la educación social tiene asignada y debemos fomentar e impulsar. Los hombres y mujeres del siglo XXI, a pesar de los avances en algunas partes del mundo, siguimos viviendo de manera diferente, motivo suficiente para continuar empujando en la quiebra de los estereotipos sembrados por el patriarcado desde hace miles de años y que perviven.

Que no, que la igualdad no ha sido alcanzada. Sólo hay que observar a las instituciones con más capacidad de socialización para percibirlo. En la familia no se vive la corresponsabilidad. El sistema educativo no es coeducativo. Los medios de comunicación transmiten roles diferentes. Las relaciones laborales son profundamente discriminatorias. La mujer sigue siendo invisible en la historia, la cultura y los avances científicos. La política, la vida social y empresarial, es asimétrica para mujeres y hombres y, reconociendo avances, permanecen techos de cristal y suelos pegajosos paras las nueva generaciones de mujeres.

De manera irracional, sigue siendo distinto ser ciudadana que ciudadano. Esta diferencia es el mejor indicador de desigualdad y,  en su expresión más extrema, puede ser señal de vida o de muerte, de poder  o de martirio, según el tipo de violencia ejercida sobre la mujer.
25 de noviembre se día contra la violencia de género.

Ya hemos comentado en este blog el origen de esta celebración, por  ello hoy vamos a reflexionar sobre una de las medidas adoptada en España, contra este terrorismo contra las mujeres, La ’Ley orgánica de medidas de protección integral contra la violencia de género’, de 22 de diciembre de 2004, que tiene por objeto erradicar la violencia contra las mujeres como manifestación de la discriminación, por la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres. La norma  establece medidas de protección integral con la finalidad de prevenir, sancionar y erradicar la violencia machista y prestar asistencia a sus víctimas, y entiende que la violencia de género a que se refiere  esta Ley comprende todo acto de violencia física y psicológica, incluidas las agresiones a la libertad sexual, las amenazas, las coacciones o la privación de libertad.

Analizando la aplicación real de la Ley considero deficitario  la implementación de las medidas de carácter preventivo, especialmente en el campo de la educación, donde la realidad nos dice que apenas han tenido desarrollo, a pesar de que la educación recibe una especial atención en la Ley, por ser la educación un ámbito de socialización que permite transmitir valores y principios respetuosas con los principios de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, las normas Europeas y la Constitución española, de igualdad entre los seres humanos. La coeducación sigue siendo una asignatura pendiente desde infantil hasta el bachillerato-formación profesional y la universidad, con honrosas excepciones, pero no generalizadas. Es aquí donde más debemos insisitir profesionalmente, en cualquiera de los ámbitos de nuestra actuación.

Los dispositivos para paliar  las víctimas han tenido mayor desarrollo,  mejorando la atención a las víctimas, el asesoramiento legal, psicológico, ayudas económicas, el acceso prioritario a viviendas de  protección y en alquiler público, así como medidas específicas en derechos laborales, como  el cambio de centro de trabajo,  suspensión del contrato de trabajo y acceso al subsidio de desempleo. En muchos de estos dispositivos estamos las educadoras y educadores, y nuestra labor se nota.

También se han creado Juzgados de Igualdad y Asuntos Familiares; la creación de Secciones de Violencia en los Tribunales Superiores y de las Audiencias Provinciales y la figura de la Fiscalía contra la violencia contra las mujer, que mejora la formación especializada del personal de la judicatura, de manera que cada demarcación territorial tenga los servicios jurídicos necesarios para aplicar  las medidas de protección para las víctimas, como las penas a los violentos.

La implementación de la Ley ha sido positiva, pero sigue siendo incompleta y lenta. Surgen obstáculos para su desarrollo por las dificultades formales de su aplicación y las resistencias permanentes del patriarcado organizado, conflictos no suficientemente afrontados con la asignación de recursos y medidas positivas, para superarlos.

Recordando a las víctimas,  el 25 de noviembre de 2011 es una buena fecha para seguir tomando iniciativas que formen, concienciaticen y  transforman la acción diaria,  para que la igualdad tome cuerpo real en el día a día de  la familia, de la escuela,  del trabajo, en los medios de comunicación, en la historia,  haciendo posible una sociedad mejor y sostenible.

 
Uso de las TIC para la Igualdad

Catálogo de buenas prácticas para la igualdad. Es una publicación que lleva por título Uso de las TIC para la Igualdad" que recopila 114 buenas prácticas tanto españolas como del mundo. La publicación es de la  Fundación Directa.

Este libro tiene como objetivo el fin dar visibilidad y difundir las buenas prácticas de TIC y género a nivel nacional e internacional. Está en formato digital y en él que se pueden encontrar los recursos Web estructurados en apartados temáticos con una ficha resumen de cada caso. El libro está disponible para su descarga en PDF



Imagen: Abeja Polinizando en Cabrero, Valle del Jerte, España. Autor: JMizquierdoC.


[1] Concientización: Es el proceso por el cual la persona no sólo toma conciencia de su realidad, sino que lo hace en forma crítica comprometiéndose con su cambio concreto. P. Freire “La educación como práctica de la libertad” (1974) Ed. Siglo XXI. Buenos Aires. Real Academia Española de la Lengua: Concientizar = a Concienciar. 1. tr. Hacer que alguien sea consciente de algo. U. t. c. prnl. 2. prnl. Adquirir conciencia de algo.












Publicar un comentario